Seleccionar página

El verano es una de las épocas en las que volver a casa con piojos se convierte casi en una tradición más. Los más pequeños se van de campamento con los amigos y no es extraño que al volver, lo hagan con estos bichos que tan poco nos gustan. Para que este verano no nos ocurra lo mismo, ¡sigue leyendo!                   

1.La revisión, parte de tu día a día

No hay mejor prevención contra los piojos que revisar las cabezas para mantenerlas libres y sanas. Hazlo al menos dos veces por semana, y si observas algún visitante nuevo, aplica el tratamiento adecuado.

2.Cambia de peine

Si todavía no la has usado nunca, la lendrera se va a convertir en tu mejor amiga. Es un peine de púas finas y muy juntas que ayudan a peinar el cabello y arrastra cualquier rastro de piojo, liendre o huevos. Te ayudará en el día a día

3.Mantén el cabello limpio y cuidado

Puedes aprovechar la rutina de cuidado diario para hacer pequeños cambios que te ayuden a mantener a los piojos a rayas. Usa un champú de árbol de té, muy bueno para prevenirlos, y un repelente antes del cepillado.

Así, cuando tu hijo se vaya de campamento, mantendrá esta rutina y será más complicado que se contagie.

4.No compartas ropa

Sienta a tu hijo y recuérdale la importancia de no compartir gorras, sombreros, toallas… Cada uno debe tener su propia ropa, porque así será más complicado que los piojos le contagien.

5.El pelo, mejor corto o recogido

Aprovecha para visitar la peluquería o recoge el pelo para evitar el pelo largo y suelto. De esta manera, los piojos verán más complicado poder subir por el cabello y saltar de una cabeza a otra.

6.Lava a altas temperaturas

Como es probable que los piojos acaben en la ropa, lávala con agua muy caliente. Además, puedes aprovechar y hacer lo mismo con los cepillos y peines. Basta con agua muy caliente para acabar con cualquier resto de piojo o liendre.

¡Esperamos que os sirvan nuestros consejos! Y tu, ¿qué nos recomiendas para evitar los piojos?